domingo, 17 de julio de 2011

Metro 2033


La portada del libro
 Hace algún tiempo incluimos una entrada relacionada con este libro en el blog, pero en aquel momento nos referíamos al videojuego que desarrollaron en base al mismo. Ahora después de haber saboreado sus páginas digitales vamos a incluír una pequeña reseña.

Una de las cosas interesantes del libro es que es diferente a las obras de los autores anglosajones, no sólo en la temática y ambientación, sino en la prosa en sí. Como no sé una palabra de ruso no podría distinguir si se trata de algo de la traducción o si en el original en ruso ya se aprecia esta diferencia. Desde el principio hasta el final seguimos al protagonista del libro, alejándose del esquema de múltiples puntos de vista muy común últimamente en los best-sellers. De hecho vivimos toda la historia como metidos dentro de su mente, conocemos sus miedos, su cansancio e incluso hay momentos en los que no somos capaces de diferenciar entre sueño y vigilia, lo real de lo imaginado... exactamente lo que le pasa a nuestro sufrido protagonista.

Plano del metro de Moscú
La ambientación es una parte muy importante del libro, una de las cosas que yo aconsejaría es que se lea el libro con un plano del metro de Moscú para así hacernos una idea de dónde se desarrolla la historia [en este enlace tenéis el plano en pdf], las notas al final del libro también son muy aclaratorias, así que no dejéis de revisarlas. El planteamiento, excepto por algún detalle que aparece cuando la historia está muy avanzada es sugerente y el apoyo en escenarios reales y muy bien conocidos por el autor les da una fuerza que tal vez de otra forma no tendría. Por otro lado no puedo evitar sentir curiosidad por ver un apocalípsis desde 'el otro lado', aunque en ningún momento se indica quién era 'el enemigo' lo cual parece otro acierto más del autor.

El punto de vista humano, mundano a la par que introspectivo, la contraposición de esos elementos, está presente de principio a fin de la trama con distintas intensidades. Ocasionalmente se filosofa pero sin resultar para nada aburrido ni metido con calzados ni algo traído con alfileres. Eso también parece muy propio de la literatura rusa. De hecho, consigue hacer de esa filosofía un elemento necesario en la trama.

Interior de la VDNKh
Otra cosa que me ha gustado mucho ha sido la ambientación de los pequeños detalles. De forma entretenida, viniendo a cuento y bien hilvanada nos da unos pinceladas de la socio-economía de subsistencia del metro. Y lo mejor, es bastante coherente y plausible y hasta consistente. Tal vez otros habríamos escogido otros elementos, pero los que escoge los juega bien y los tiene currados. A diferencia de otras historias en las que esos elementos están descuidados, aquí dan la sensación de realismo a la rusa que le da cierto aire pintoresco. Se puede echar de menos algo más de hincapié en determinados aspectos "estéticos" para meter más en la piel de los que viven esa situación.
 


Mejor no contar nada de la historia, el encanto del libro es que la descubráis por vosotros mismos. Sí, podría ser una aventura de rol, es todo lo que vamos a revelar.

Por sacarle algún defecto a la obra, con la excusa del desastre apocalíptico el autor se saca un compendio entero de bichos dignos de estar en un módulo de Chtulu. A veces resulta un poco exagerado pero si habéis leído suficiente Lovecraft no os disgustará, de hecho la influencia de este autor se nota bastante en todos los bichejos que aparecen. Esto último es recurrente y conforme se acerca al final van apareciendo cada vez más. Lo negativo es que la explicación que da es un poco facilona y abusa de ella. Salvo un bicho, al que da una explicación distinta, el que habita en los sótanos del Kremlim ...

Exterior de la VDNKh
En algunas partes se nota que hay parcheado, trozos de historia que tenía y que ha acoplado como ha podido. No se trata de una obra redonda en general, aunque tiene momentos de brillantez en ese sentido, destellos de gran coherencia interna pero que no terminan de deslumbrarnos como una gran obra maestra. En cualquier caso, para ser lo entretenida que es, también ha conseguido una buena obra literaria del género.

El final se vuelve claramente predecible unas páginas antes y el intento de hacer un giro en el último momento es solo eso, un recurso efectista. Pero es un final satisfactorio y completamente acorde al tono del resto de la novela. Habrá que ver cómo se conecta el final de esta con su secuela (Metro 2034) a la que hincaremos el diente próximamente.

Nota El 90% de esta entrada es en realidad obra de nuestro colaborador uno de tantos pero como el trabajo no le permite tener mucho tiempo el 10% restante es mío. No quería cerrar la entrada sin agradecerle sus comentarios a los que sólo he tenido que añadir un par de pinceladas mías y buscar unas fotos para que quede una entrada interesante.

2 comentarios:

David Ramos dijo...

Muchas gracias por el plano del metro lo andaba buscando.

un saludo

Joe Peres dijo...

De nada David, para eso estamos.